Para aquellas personas que no conocen el término Mindfulness, éste se refiere al logro de la atención plena, consciencia plena o la consciencia pura.

Encontraremos sus orígenes etimológicos en el idioma budista–sánscrito, por lo que su práctica está relacionada a la facultad espiritual que se desarrolla en el camino hacia la iluminación, de acuerdo a las enseñanzas de Buda.

Desde la mirada psicológica, el Mindfulness es el concepto que se refiere a la atención y la consciencia basado en la meditación budista, aunque hay que aclarar que su práctica se enseña en occidente de forma independiente a la religión.

La vida agitada y el deseo impetuoso de “no perder tiempo” o bien “ganar tiempo”, desarrollan habilidades “multitasking” (la capacidad de hacer muchas cosas a la vez), las cuales desvían a las personas de vivir a plenitud el presente. Otras personas se niegan a vivir el presente rumiando las experiencias del pasado enfocándose en sentimientos negativos o antecediéndose a un futuro que no ha llegado.

Cuando vivimos en el pasado no somos capaces de ver la evolución y las circunstancias que nos ofrece un presente lleno de alternativas. Como decimos en PNL, la mirada al pasado es útil solo para buscar recursos internos que puedan ayudarnos a enfrentar o afrontar circunstancias actuales. Como reza una frase, “deberíamos usar el pasado como trampolín, no como sofá”. Las personas apegadas al pasado son vulnerables a las depresiones.

Cuando vivimos en el futuro antecedemos eventos que pueden o no materializarse necesariamente. Es la antesala a la ansiedad, creando expectativas que muchas veces son puras presuposiciones, ya que la vida ofrece cambios diariamente que alteran el curso de los acontecimientos.

¿Entonces cual es la mejor alternativa?

Regalarnos el presente. El mindfulness o consciencia plena nos ayuda a prestar atención momento por momento, a pensamientos, emociones, sensaciones corporales y al ambiente circundante, de forma principalmente caracterizada por “aceptación” -una atención a pensamientos y emociones sin juzgar si son correctos o no.

Su práctica te permite crear el equilibrio interno que conecta mente, cuerpo y espíritu: cuerpo y el alma, creando paz para tomar las mejores decisiones, abrir las puertas hacia nuevas posibilidades y desarrollar la compasión.

En nuestro país hay diversos centros que ofrecen entrenamientos en Mindfulness. El Arte de Vivir y Casa Holos son dos organizaciones internacionales que operan en Santo Domingo y ofrecen cursos con beneficios garantizados.

Recent Posts

Leave a Comment