Verón. La prosperidad femenina es un tema que preocupa a muchas mujeres. No llegar a alcanzar el éxito es algo abrumador que confunde, entristece y deprime a muchas damas. Pero se debe tener claro qué significa este término y cómo llegar hasta él, teniendo siempre en mente el horizonte al cual perseguir.

Licelotte Baigés es una programadora neurolingüística, especialidad que trata sobre la comunicación verbal y no verbal, que profundiza en el tema del subconsciente, que es essays-pro.com el 95 % de lo que posee el cerebro, y quien dice que éste tiene todo los recursos internos para que las personas puedan lograr sus metas.

Para Baigés, la prosperidad no es una meta al final del camino, sino vivir el proceso de alcanzar la meta con felicidad. “Es muy importante definir para cada mujer lo que es la prosperidad, porque lo que es prosperidad para una, no es lo mismo para otra. Quizás para una mujer de escasos recursos la https://psychology-essays.com/essay-writing prosperidad es haber llevado a sus hijos a ser profesionales, y eso es una mujer de éxito.

Sin embargo, para otras es tener quizás millones en el banco, y para otras es casarse y tener hijos”, considera Baigés.

Explicó que la prosperidad va a depender mucho de esos valores internos que tiene cada mujer, pero que en definitiva ésta es lo que la dama realiza y la hace sentir feliz, sin importar lo que se haya planteado en la vida.

Argumenta que este tema preocupa a las féminas, porque se dan muchos casos de algunas que se casan más tarde y empiezan su vida con una profesión que a veces no les alcanza para vivir. Agrega que también hay mujeres que están llegando a sus años oro, por ejemplo 40 y 50, y han pasado quizás la vida casadas y después de un divorcio o separación no saben cómo empezar de nuevo, o cómo salir de esa situación, a veces financiera y emocional, que les preocupa.

“Se trata de que todo lo que yo tengo hoy es resultado de lo que yo tengo en mi mente. Realmente, esos ‘no puedo’ que inciden en mi forma de ver la vida no son más que condicionamientos sociales, culturales y familiares,con los que yo he crecido, de los cuales hoy yo no sé cómo deshacerme de ellos”, dice la especialista.

Aconseja que la mujer debe actuar de acuerdo a sus dones; hacer las cosas no pensando en el dinero, sino en cómo poner sus talentos en función del servicio a la comunidad y ayudar a otros con lo que tiene. Entonces el dinero llegará solo. Para Baigés, el dinero es una consecuencia de haber trabajado con una actitud prospera.

Resalta varios puntos claves para alcanzar la prosperidad femenina, como son conocer su pasión y lo que le mueve; descubrir lo que le ha impedido alcanzar sus sueños y metas; identificar las creencias que no le han permitido cumplir sus propósitos; cambiar hábitos y salir de la zona de comodidad. Igualmente, “dejar atrás personas que te perjudican y trazarse metas claras de lo que se quiere”, sugiere Baigés.

Fuente: Bávaro News

Recent Posts

Leave a Comment